Diego Casado, periodista

Un mes orando de día y viviendo de noche

Posted in ADN.es by Diego Casado on 13/09/2007

Los musulmanes españoles se preparan para el Ramadán, un mes durante el que su religión les prohíbe comer o beber hasta que el sol no se ponga

Vídeo: Ramadán en el centro de Madrid

Basir apura el café de por la tarde en un bar de Lavapiés, en Madrid. Queda un día para que comience el Ramadán y sabe que no podrá disfrutar de otro a esta hora hasta dentro de un mes. No le importa. Para él, este periodo sirve “para reunirse, para el encuentro con amigos y familia que el resto del año está ocupada”.

“Mañana -por hoy- me levantaré a las seis para desayunar y tomarme dulces y una harira”. Esta especie de sopa que comen los musulmanes, una buena ración de dátiles y otros dulces elaborados con azúcar y almendras, será lo único que tome Basir hasta que se ponga el sol o, como dice la tradición, hasta que no se pueda distinguir un hilo blanco de un hilo negro.

El ayuno durante el Ramadán es uno de los cinco mandamientos que debe cumplir todo musulmán adulto. A los creyentes les está prohibido beber, comer, fumar y mantener relaciones sexuales mientras dure la luz del sol. Además, se intensifican los rezos y las limosnas a los más pobres.

Sin embargo, ninguno de los creyentes consultados ve estos días de abstinencia como una obligación. “Es un momento para reflexionar”, indica Basir; “y es bueno para limpiar el cuerpo”, apunta otro joven marroquí (ver vídeo).

Normalmente, durante este periodo de tiempo muchos musulmanes toman vacaciones, y las actividades comerciales que quedan abiertas se relajan: “En Marruecos, todas las tiendas están cerradas a las siete de la tarde”, indica el joven.

No en Lavapiés. Adb Aldelali, otro de los marroquíes del barrio, no puede permitirse cerrar durante un mes su carnicería. Durante el día, vende los alimentos que sus paisanos comerán de noche: cordero y pollo, sobre todo, aunque también conejo o pavo. Nunca cerdo, vetado en su cultura.

Y después del ayuno, vendrá la fiesta. El final del Ramadán se celebra por todo lo alto entre los musulmanes españoles: reuniones familiares, fiestas, grandes banquetes. Pero eso será dentro de un mes. Antes tendrán que pasar 30 días de ayuno y reflexión.

Publicado en ADN.es

Anuncios

Comentarios desactivados en Un mes orando de día y viviendo de noche