Diego Casado, periodista

El primer AVE a Barcelona llega sin hacer ruido

Posted in ADN.es by Diego Casado on 20/02/2008

La ausencia de inauguración por las elecciones y los retrasos en las obras deslucen los primeros AVE entre Madrid y Barcelona, calificados de “aviones sobre raíles” por sus pasajeros | ADN.es se ha montado en los primeros trenes para contarte los viajes en directo | Vídeos: Madrid-Barcelona y Barcelona-Madrid | Fotos del trayecto

3“Esto va a tener una repercusión que ni tú ni yo nos imaginamos”. Lo decían dos miembros del servicio del AVE en la estación de Sants, minutos después de que llegara a la estación el primer tren de alta velocidad que ha conectado Madrid con Barcelona.

Sus palabras reflejan a la perfección el ambiente que ha rodeado el viaje inaugural del AVE entre ambas ciudades: un momento histórico que ha pasado casi desapercibido en Madrid y Barcelona porque el Gobierno decidió, debido a la cercanía de las elecciones y a los problemas que han causado las obras, no hacer una inauguración oficial y pomposa.

A las 8.34, nueve minutos antes de lo previsto, se bajaban en Barcelona de los trenes decenas de periodistas y unos pocos viajeros (ver vídeo). Eran los primeros en cubrir la distancia entre Madrid y Barcelona a velocidades cercanas a los 300 km/h, pero en unos meses habrá muchos más.

Renfe calcula que el corredor entre ambas ciudades ocupará a más de seis millones de viajeros este año (sumando Alta Velocidad y otros servicios) y el año que viene el tráfico ferroviario superará al del puente aéreo entre Madrid y Barcelona, según las previsiones. Cada día, habrá capacidad para transportar a 13.498 viajeros, el equivalente a 91 aviones.

“Estamos muy satisfechos”, declaraba el presidente de Renfe, José Salgueiro, poco después de la llegada del AVE a la estación de Sants, donde hacía hincapié en la “cohesión” que supondrá la puesta en marcha de esta línea y decía que hoy los trenes viajarían con el 62% de billetes vendidos.

El director general de las líneas de alta velocidad, Abelardo Carrillo, reconocía, mientras viajaba en el primer AVE que ha salido de Barcelona hacia Madrid, que este trayecto “histórico” llega después de “momentos amargos”.

Un avión sobre raíles

Ninguno de los viajeros, sin embargo, hablaba de “cohesión” a la hora de resaltar las bondades del servicio. Sí que utilizaban otras como “comodidad”, “rapidez” o “experiencia única”.

Es el caso de Carlos, un puertorriqueño que no quiso perderse el estreno de la línea y cogió el AVE a Barcelona a las 6.00. “En cuanto me enteré, compré el boleto”, aclara. Para él, el nuevo tren “Es una experiencia única, más cómoda que el avión”, indica.

Otro de los pasajeros más madrugadores, esta vez del Barcelona-Madrid, calificaba el tren en el que viajaba de “un avión sobre raíles”.

“Se va a merendar al avión”, contaba otro de los viajeros que tomaron el tren de las seis de la mañana en Sants. Unos vagones más adelante, un aficionado a los trenes que también ha viajado en alta velocidad en países como Francia y Alemania contaba que en comparación con el TGV francés, en el AVE “los asientos son mucho más anchos”.

Lo que más se valora es la velocidad de los trenes Siemens 103 que circulan por la línea a velocidades máximas de 300 km/h y que a medio plazo alcanzarán los 350 km/h y acortarán las actuales 2 horas y 38 minutos de trayecto mínimo entre las dos ciudades.

Este tiempo de recorrido convierte al AVE en un serio competidor del puente aéreo entre Madrid y Barcelona, mucho más caro (395 € ida y vuelta frente a los 327 € del billete abierto de la Alta Velocidad) y menos cómodo por los largos trayectos hasta llegar a las terminales y los procesos de facturación y embarque.

Años de retrasos

El año 2002. Era cuando iba a llegar el AVE a Barcelona, según lo anunciado por el ministro de Fomento de entonces, Francisco Álvarez Cascos, que dejó su puesto con el trabajo hecho a medias: la línea sólo llegó hasta Lleida.

Con la llegada de los socialistas al Gobierno, Magdalena Álvarez cambió el sistema de señalización y algunas “deficiencias técnicas” del proyecto y fijó la inauguración para el 21 de diciembre pasado, fecha que se convirtió en el día que el AVE no llegó a Barcelona, por los numerosos problemas técnicos -socavones mediante- acaecidos, que dejaron, de paso, a los barceloneses sin Cercanías durante unos meses.

Finalmente, la pasada semana Álvarez anunciaba que la nueva fecha sería el 20 de febrero, miércoles. Esta mañana no estaba en Barcelona para recibirlo por la cercanía electoral y por todos los retrasos acumulados, pero seguro que ha respirado cuando ha sabido que el tren llegaba con adelanto, por una vez.

Publicado en ADN.es

Anuncios
Tagged with: ,
A %d blogueros les gusta esto: