Diego Casado, periodista

Los desiertos de cemento avanzan en España

Posted in ADN.es by Diego Casado on 04/09/2007

En tan sólo 13 años han desaparecido medio millón de hectáreas de suelo fértil; sobre más de la cuarta parte han crecido carreteras y suelos urbanos

desiertoNi cambio climático ni sequía. La desertificación en España tiene al cemento como máximo exponente, según las ONG españolas participantes en la Convención contra la Desertización de la ONU, que se celebra hasta el día 14 en Madrid.

Un tercio del territorio nacional está sufriendo los efectos de la desertización (pérdida progresiva de los suelos fértiles), según explicó en la apertura de la convención la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona.

El aumento de la temperatura por efecto del cambio climático tienen mucha culpa de esta desertización. Sin embargo, no es la más preocupante, según Santiago Martín, de Ecologistas en Acción: “En muchos casos, el terreno se puede volver a recuperar cuando pasan los años”.

La organización ecologista alerta de otro agente desertificador, “mucho más acelerado y de carácter irreversible”: el del cemento.

Durante el periodo 1987-2000, España perdió 240.166 hectáreas de suelo fértil (una extensión similar a la de Andorra). Una tercera parte (80.182) se convirtió en suelo urbano. Otras 56.677 hectáreas fértiles ahora son autovías o autopistas.

Los datos, extraidos del informe de sostenibilidad (aquí, en PDF) del Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE) publicado el pasado año, indican el “enorme impacto” que la construcción de viviendas y de infraestructuras está causando en el suelo español.

“Cada hora, dos hectáras de suelo fértil se pierde”, alerta Mari Ángeles Nieto, también de Ecologistas en Acción, quien achaca a la rentabilidad del mercado inmobiliariio y al cambio de modelo en el tejido urbano esta pérdida de suelo útil.

“El 85% de la superficie de nueva construcción lo ocupan viviendas unifamiliares”, explica antes de reclamar una vuelta al modelo de construcción mediterráneo, “más compacto, con bloques en lugar de adosados”, indica.

ema aparte es el de las autopistas y autovías. “Tenemos la idea de que tenemos un grave déficit de este tipo de infraestructuras, pero es falso”, sentencia otro miembro de Ecologistas en Acción, Francisco Segura. “Somos el primer país de Europa en autovías por habitante, y en el mundo sólo nos superan EEUU y China”.

Para conseguir invertir la situación, esta ONG y WWF/Adena han aprovechado la Convención de la ONU para reclamar al Gobierno una política de ordenación territorial “controlada”, y que frene el Plan Estatal de Infraestructuras y Transportes (PEIT), presentado en 2005, y que prevé la construcción de 6.000 kilómetros más de autovías y autopistas, que se sumarán a los 13.156 kms de ellas ya existentes.

No sólo cemento, también fuego

Sin embargo, los ecologistas son conscientes de que se debe luchar contra las causas del otro gran motivo de la desertificación en España: los incendios.

Entre los años 1987 y 2000, España se quedó sin 250.783 hectáreas de superficies forestales, la mayoría por efecto del fuego, que quema cada años el 1% de los bosques.

Para frenar la tendencia, es necesario “ir a las causas de los incendios, a los autores”, apunta Lourdes Hernández (WWF/Adena), algo que ya denunció en un reciente informe la organización Greenpeace.

Hermández también reclama actuaciones en la política de aguas, promoviendo una gestión sostenible y volviendo al secano, “en lugar de subvencionar regadíos, en algunos casos incluso ilegales”, denuncia.

Publicado en ADN.es

Anuncios
Tagged with:

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] se leen siempre rápido, con amenidad y diversión. Ejemplos: Guía para sobrevivir al volante. Los desiertos de cemento avanzan en España. Inventario nocturno de indigentes en Madrid. El ‘no nos moveran’ del Mercado de San […]


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: