Diego Casado, periodista

Los ocho que queman los bosques españoles

Posted in ADN.es by Diego Casado on 22/08/2007

Un informe elaborado por Greenpeace identifica los perfiles más frecuentes en los autores de los cerca de 20.000 incendios que cada verano asuelan el país

1La culpa de la mayoría de los incendios está en el campo. Agricultores y ganaderos son responsables de la mitad de los fuegos que cada año se producen en España, según un informe de Greenpeace elaborado con datos del Ministerio de Medio Ambiente entre 1995 y 2006.

Un mito que cae es el de los incendios provocados por intereses económicos. Tan sólo representan el 0,6% de todas las llamas intencionadas que cada año asuelan parte del país.

El perfil del causante de los incendios es un hombre, español, de profesión agricultor y que estaba quemando un rastrojo en un lugar cercano a su casa. Sin embargo, detrás de las causas de los incendios hay otros tipos de perfiles muy distintos. Estos son los ocho identificados por Greenpeace:

Agricultor irresponsable. Al igual que sus antepasados, utiliza el fuego para quemar las cosechas una vez segadas, para limpiar el campo o para ahuyentar roedores, práctica prohibida por la ley. Vive sobre todo en el centro y noroeste de España. Responsable del 31% de los incendios y del 13,9% de la superficie quemada.

Ganadero inconsciente. Usa el fuego para crear más pastos y eliminar el matorral que entorpece el paso de su ganado. Es autor del 21,5% de los incendios y provoca el 26,5% de la superficie quemada.

Imprudente. El típico dominguero. Hace barbacoas imprudentemente o tira una colilla encendida al suelo. Ocasiona el 6,7% de los incendios y el 7,8% de la superficie quemada. El suceso más grave que provocó tuvo lugar en julio de 1994 en Requena (Valencia), cuando un cigarro originó la quema de 24.000 hectáreas de bosque.

Don Importante. Ocupa un puesto de responsabilidad en una empresa eléctrica o en un ministerio. Nunca hizo una barbacoa en el campo, pero sus decisiones han provocado el 2,6% de los incendios, que quemaron el 6,7% de la superficie. El más grave de este tipo ocurrió en julio de 1994 en Moratalla (Murcia): quemó 25.000 hectáreas y fue provocado por el mal estado de una línea eléctrica.

Pirómano. Obtiene satisfacción e incluso se excita con el fuego, pero su intención no es la de dañar a nadie. A él se le atribuye el 7,5% de los incendios y el 4,9% de la superficie quemada.

Asocial conflictivo. Persona con numerosos problemas (alcoholismo, falta de integración, drogadicción…) que usa el fuego como venganza. Muchos de los incendios atribuidos a pirómanos son suyos. Provoca el 3% de los incendios y el 4,6% de la superficie quemada. En agosto de 2004, uno de ellos fue el responsable de una decena de fuegos en Lugo.

Mal cazador. Provoca incendios para que especies que necesitan campos abiertos, como la perdiz o el conejo, se desarrollen con más facilidad. Casi nunca es detenido. Causó el 2,1% de los fuegos y el 4,37% de la superficie quemada.

Interesado. El mercado de la extinción de incendios ha generado paralelamente una necesidad de que haya incendios forestales. El interesado provoca incendios para beneficiarse de esta economía del fuego. Generan el 0,6% de los incendios, 0,3% de la superficie quemada.

A este último grupo pertenecía el último detenido en España por un gran incendio. Juan Antonio, un vigilante forestal grancanario que inició el fuego que quemó miles de hectáreas en la isla para asegurarse un puesto de trabajo, debido a que el contrato se le acababa en septiembre.

Juan Antonio es el único detenido por los ocho grandes incendios forestales (ver mapa) que han tenido lugar en España en lo que va de 2007.

Sólo 72 condenas en seis años

Desde el año 2000 sólo se han condenado a 72 personas como autores de incendios forestales, según datos recogidos por Greenpeace. En ese mismo periodo de tiempo se produjeron en España más de 100.000 fuegos. La mayoría de las sentencias se han producido en Galicia (19) y en Castilla y León (12).

Entre ellas, hay 32 sentencias condenatorias por casos de negligencias que acabaron en incendio. Entre los condenados se encuentran dos alcaldes que permitieron vertederos ilegales, dos responsables de mantenimiento de una empresa eléctrica y el propio Ministerio de Defensa.

Greenpeace aprovecha para, a la vista de los datos, reclamar al Gobierno mayor esfuerzo en el estudio de las causas de los incendios forestales, más eficacia policial y la dotación a los fiscales de medios suficientes para investigar, entre otras medidas..

Pese a las cifras, la organización ecologista recuerda que se desconoce la autoría en el 16% de los incendios intencionados, y de uno de cada tres fuegos (el 30%) no se tienen datos algunos. Es decir, en casi la mitad de estos siniestros las causas no están claras.

– Informe completo de Greenpeace PDF | HTML

Publicado en ADN.es

Anuncios
Tagged with: ,

Comentarios desactivados en Los ocho que queman los bosques españoles

A %d blogueros les gusta esto: