Diego Casado, periodista

El ‘no nos moverán’ del mercado de San Miguel no frena las obras de remodelación

Posted in ADN.es by Diego Casado on 21/07/2007

Sólo dos de sus 75 puestos siguen abiertos: el resto, ahora en obras, servirán en breve como puntos de venta de productos para gourmets |

Plaza de San Miguel, en Madrid, al lado de la calle Mayor. “¿Me pones un kilo de melocotones?”, espeta una mujer. El estruendo de una taladradora casi no deja oír. Está comprando en la tienda de Joaquín, un frutero cercado desde hace tres meses por las ruidosas obras que transformarán el Mercado de San Miguel.

“Aquí no pueden tocar. Alrededor, que hagan lo que quieran”, señala. Su puesto del mercado de San Miguel es uno de los dos que aún resiste al futuro del edificio: convertirse en un centro de alta gastronomía.

El Gastródomo de San Miguel S.L., una sociedad de empresarios y profesionales, ha comprado en los últimos años los 75 lugares de venta que tenía el mercado. Y de los tenderos con el puesto alquilado en el mercado, sólo quedan el frutero y el pescadero.

Poco tienen que ver las patatas, sandías y coliflores que vende Joaquín con este proyecto para gourmets. Por esta razón dijo no desde el primer momento. Por eso y porque los compradores no le ofrecen lo que pide.

Actualmente, las condiciones de arrendamiento de las que disfruta Joaquín son muy ventajosas: empezó pagando 5.000 pesetas de alquiler en 1981, y ahora tiene una renta de “ciento veintitantos euros” cada mes, explica.

“De otra forma, el negocio no sería rentable”, apunta. “Los alquileres en el centro están muy caros”, concluye.

Pese a su resistencia, las obras del Gatródomo de San Miguel ya han comenzado, y no pararán hasta terminar el proyecto. Eso si la justicia no lo impide, porque el frutero está intentando detener las obras por vía judicial, alegando que las reformas le han dejado sin las salidas y servicios obligatorios.

Joaquín reclama que vuelvan los baños públicos, y una salida de emergencia. “Y si no, espero que la justicia pare las obras”.

Bien de interés cultural con 90 años de existencia

Inaugurado en el año 1916, obra del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, el de San Miguel es el único de los mercados de Madrid con una estructura complétamente metálica.

Fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 2000, tras unas obras de rehabilitación financiadas en parte por la UE y que sirvieron para rehabilitar un mercado que hasta ese añohabía sufrido un importante deterioro.

Llegó a tener 80 tenderetes y 128 cajones en 1847, apuntaba Mesoneros Romanos, cronista de la villa. Hoy sólo quedan dos puestos que se resisten a cambiar sus castañas por el marron glacé. Y, de momento, aguantan.

Publicado en ADN.es

Anuncios

Comentarios desactivados en El ‘no nos moverán’ del mercado de San Miguel no frena las obras de remodelación

A %d blogueros les gusta esto: