Diego Casado, periodista

Congelados en Atocha

Posted in ADN.es by Diego Casado on 07/04/2008

Un e-mail anónimo consigue que cientos de madrileños se paren cinco minutos | Mira los vídeos y cuélgalos en tu blog: Parada y declaracionesLa congelación, de principio a fin

Petrificados. Así se han quedado los cientos de personas esta tarde en Atocha que han conseguido convertir la estación madrileña en un lugar desconocido, calmado, silencioso… durante cinco minutos. Todo gracias a una convocatoria anónima.

“Muévete, rápido, corre, trabaja, haz!!! Exprime el tiempo al máximo!!! o en lugar de eso… congélate y deja que el tiempo siga su curso sin ti”. Era el texto del e-mail que ha corrido como la pólvora durante la última semana por internet y ha sido rebotado por blogs, páginas sociales y medios de comunicación.

Cuando el reloj central ha dado las 20.30, hora acordada para la congelación, cerca de trescientas personas se han parado al son de un silbato en la entrada del Cercanías. Y se ha hecho el silencio en uno de los lugares más bullliciosos de Madrid.

A medias se ha quedado una conversación entre dos amigas que se susurraban algo al oído, también una indicación que un viajero daba a otro sobre un plano, un beso entre un par de enamorados, un saludo y, más allá, el intento de asir una mochila (vídeo completo de la congelación emitido en directo). El tiempo suspendido. Pero no para todos.

Decenas de curiosos daban vueltas alrededor de la escena con sus móviles y cámaras, grabándolo todo. También a los despistados que cruzaban la estación para coger el tren y se han encontrado con una entrada llena de obstáculos humanos.

Otro silbato, a las 20.35, marcaba el final de la pausa pactada y el silencio se rompía con un sonoro aplauso y las risas de los participantes. Alguno reconocía que no sabía cómo había podido aguantar parado los cinco minutos. “No me había quedado nunca tanto tiempo quieto, ha sido genial”, se oía decir.

La acción también se ha visto en directo por internet, vía Qik. Un simple teléfono móvil ha grabado toda la acción, que han podido seguir en vivo los lectores de ADN.es.

La flashmob (acción colectiva en un lugar público convocada por e-mail o SMS) celebrada en Madrid era una réplica de la organizada en la mayor estación del mundo, la Central de Nueva York, por el colectivo Improv Everywhere, y que se repitió en otras ciudades como París o, más recientemente, Barcelona.

En el caso de la ciudad condal, cientos de personas se quedaron petrificadas en la plaza Real después de oír el sonido de una trompeta (ver vídeo). Fueron cinco minutos durante los que el tiempo pareció detenerse en el lugar, y ello pese a las decenas de curiosos que recorrían la escena grabando la acción con sus teléfonos móviles.

Golpes de almohadas y pompas de jabón

Quedar con desconocidos por e-mail o por SMS para un evento absurdo es algo tan extendido que ya tiene nombre. Se llama flash mob, un tipo de acciones colectivas que se pusieron de moda a principios de siglo en EEUU y que se han extendido en los últimos años a las principales capitales españolas.

Madrid es una de las ciudades preferidas para hacerlas. En ella, varios colectivos organizan cada cierto tiempo quedadas de este tipo: una guerra de almohadas en Vázquez de Mella para celebrar San Valentín, un paseo con paraguas en fila o un encuentro para hacer pompas de jabón en el Retiro.

Incluso algunas marcas comerciales crean este tipo de eventos para publicitarse, como hizo una empresa textil el pasado jueves en la plaza de la Luna, donde convocó a miles de personas a que se comieran a besos.

About these ads

Comentarios desactivados

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: